EL XIAOMI MI 11 ULTRA MAS POTENTE YA ESTA AQUI!!

May 21, 2021 0 Comentarios

Uno de los Mi 11 saca pecho con diferencia, o mejor dicho, espalda. En el análisis del Xiaomi Mi 11 Ultra hemos estado probando a la joya de la corona de este año de Xiaomi,

Se trata del buque insignia por excelencia, reuniendo las características más ambiciosas que vemos en los móviles de la marca y superando los 1.000 euros, a diferencia de otros Mi 11 de gama alta como el XIAOMI MI 11 ULTRA. Su característica más llamativa: una pantalla secundaria en la parte trasera que nos hemos encargado de exprimir a fondo en esta reseña. Os lo contamos.

Al sostener por primera vez al Mi 11 Ultra nos recuerda más al XIAOMI MI MIX 3 que al Mi 11, por tener un acabado reflectante y habernos tocado el color oscuro (una pena con los ojillos que nos hacía el blanco, esta vez). Aunque lo que echamos de menos es que la trasera no sea tan charol y proclive a ensuciarse.

Desde el principio nos parece un móvil grande y pesado, y no es para menos sobre todo con esos 234 gramos, en la línea de los 238 gramos del ASUS RPG PHON5. Eso sí, de superficie es exactamente igual que el Mi 11, siendo sólo algo más grueso y pesado.

De hecho, pese a nuestras sensaciones es menos voluminoso que el SANSUNG GALAXY 21 ULTRA, por lo que la percepción de "es lo más grande que he probado este año" es engañosa y probablemente la hayamos tenido por el peso, que sí es casi de récord. De ahí que, aunque sea un móvil de agarre cómodo, puede llegar a cansarnos si estamos mucho rato con él (por ejemplo, viendo una película o una serie).

Eso sí, la curvatura que tienen los bordes favorecen que el agarre sea cómodo. No llega a ser resbaladizo en exceso pero sí lo es más que el Mi 11 o los móviles con acabado mate como el Mi 11, pero de todos modos se incluye una funda que evita el problema (además de proteger la parte trasera).

Tanto pantalla como trasera se curvan (de manera más pronunciada la pantalla) y se unen en el marco metálico, plano en los extremos superior e inferior y más delgado en los laterales, albergando los botones físicos en el derecho.

La bandeja de la SIM está en el borde inferior, junto con uno de los altavoces y el USB tipo C. No hay minijack, pero se entrega un adaptador a USB tipo C y un detalle es que no han incorporado el altavoz secundario en el frontal, sino que está en el borde superior. Esto quizás sea sobre todo para que el sonido no quede obstaculizado teniendo el móvil boca abajo (para ver la pantalla secundaria).

En la parte frontal vemos esa pantalla con curvatura, tal y como decíamos, bastante exagerada pero estrecha, de modo que más o menos se pronuncia sobre el marco efectivo de la pantalla. La cámara frontal asoma por un agujero en la parte izquierda, bastante pequeño y discreto.

En general se trata de un móvil que entremezcla unos acabados que transmiten sobriedad y lujo con ese toque histriónico del módulo con la pantalla secundaria. La ergonomía se ve afectada por el peso y la ubicación del módulo, pero es cómodo (sobre todo en vertical) y transmite sensación de robustez, de una construcción de calidad. Una lástima que se ensucie tan fácilmente, eso sí.

Xiaomi decidió dar el salto a la resolución de un verdadero gama alta, aunque sólo en parte de ellos. Mientras el Mi 11 quedaba en FullHD+, aquí vemos un AMOLED E4 de 6,81 pulgadas con resolución WQHD+.

Interesantes añadidos también los de que soporte HDR10+, el color 10-bit y que tenga un brillo pico de 1.550 nits, aunque sin llegar a este valor ya es suficiente para que la pantalla se vea bien en las condiciones más complicadas en este sentido. El ajuste de brillo automático, por cierto, funciona bastante bien, aunque suele quedar algo por encima de lo necesario.

Rendimiento: caliente, caliente

Como cabría pensar, la joya de la corona de Xiaomi va con el procesador más potente de Qualcomm hasta la fecha: el SNAPDRAGON 888. Un chip que además le da soporte 5G y que en este caso viene con 12 GB de RAM, que sin tampoco ser la máxima RAM que vemos ahora mismo en Android nos ha resultado más que suficiente para todo.

Hemos podido probar todo tipo de apps, especialmente videojuegos, cámara y multimedia, y el Xiaomi Mi 11 Ultra ha podido sin titubear. El rendimiento es más que suficiente y el hardware sin duda no es ningún cuello de botella.

Sí nos parece que no tarda demasiado en calentarse, aunque normalmente se disipa bastante pronto. Lo hemos notado especialmente con juegos de exigencia gráfica (como el 'Real Racing 3' o los menús del 'PUBG'), y sobre todo al usar la pantalla secundaria para fotografía. Ahí es cuando más caliente lo hemos notado con diferencia.

Los ajustes generales tienen la disposición clásica de MIUI, que no es la más intuitiva, pero poco a poco vamos viendo que lo que no era tan sencillo de encontrar va siendo más accesible. Será interesante para nuevos usuarios darse un paseo por este menú para, sobre todo, estar al tanto de las funciones más específicas de este móvil, como la limpieza "mecánica" del altavoz, la medición del ritmo cardíaco, las herramientas de vídeo (de la reproducción) o el Game Turbo.

Por todo lo demás, hablando del software en general vemos una MIUI completa y relativamente estable. En otros móviles con hardware menos potente sí hemos experimentado algún lag del que aquí no hemos visto rastro, pero sí hemos tenido algunos cierres inesperados con apps como Twitter o Telegram. Veremos si 12.5 es la versión que vuelve a MIUI a su pasado de fluidez y estabilidad sin excepciones.

El reconocimiento facial del Xiaomi Mi 11 Ultra es estándar, recurriendo a la cámara frontal y sin más sensores asociados, pero la experiencia es muy buena con él. Es tan eficiente que no requiere estar completamente frente a nosotros y en alguna ocasión se nos ha activado por sorpresa, de camino a hacerlo (por así decirlo). La única limitación es que no funciona con luz muy baja o en la oscuridad, pero por lo demás muy bien.

La lectura de huellas también suele trabajar bien, aunque debido a lo que hemos explicado casi queda en el olvido al recurrir al reconocimiento facial. No obstante, hablando del rendimiento es muy bueno y no es demasiado exigente en cuanto a la superficie necesaria para la lectura, aunque cuando el ángulo es un poco mayor (del dedo con la pantalla) quizás nos cueste un segundo intento.

Cámaras: por el buen camino en especificaciones y un poco en procesado

El Mi 11 Ultra puede carraspear bien a gusto a nivel de cámaras frente a sus compañeros de serie, ya que haciendo honor a su apellido en este móvil vemos la apuesta más destacada en cuanto a fotografía de los Mi 11 que llevamos hasta la fecha. Estrena el sensor ISOCELL GN2 que vemos en la cámara principal y mantiene el zoom de 120x (digital) que presentaba ya el XIAOMI MI 10 ULTRA, completándose así el esquema de cámaras:

  • Sensor principal de 50 megapíxeles (1/1,12 pulgadas) de 50 megapíxeles, con estabilización óptica de imagen y lente con apertura f/1.95.
  • Ultra gran angular con un sensor Sony IMX586 de 48 megapíxeles (1/2 pulgadas) con lente con apertura f/2.2 y 128 grados de campo de visión.
  • Teleobjetivo con sensor Sony IMX586 de 48 megapíxeles (1/2 pulgada) con estabilización óptica y zoom óptico de hasta 5x (digital hasta 120x).
  • Cámara frontal con sensor de 20 megapíxeles (1/3,4 pulgadas) con lente con apertura f/2.2.
Se mantiene el vídeo 8K para la cámara trasera, con la particularidad de que es posible con cualquiera de las tres cámaras (sin poder cambiar en la misma toma, como veremos en la revisión del vídeo). También funciones como el modo noche, los efectos de película o el modo de exposición prolongada. Vemos cómo está todo colocado repasando la app de cámara

Xiaomi Mi 11 Ultra, la opinión de TUTIENDATECNO

El Xiaomi Mi 11 Ultra es, sin duda, un móvil que no es para todos los públicos, ni siquiera un móvil pensado para cualquier persona que quiera algo de la gama más alta. Es un intento de golpe en la mesa o de llamada de atención, de "nosotros podemos", de dejar claro que el status quo no encaja en los planes de Xiaomi.

Con una construcción de calidad, el diseño se ve en cierto modo truncado por el módulo trasero, que por una parte no se balancea al apoyarlo en la mesa (además, está pensado para estar boca abajo, seguramente) y por otra nos obliga a acostumbrarnos en tanto a la sujeción en horizontal. Es grande y pesado, pero a cambio tiene una pantalla que da muy buena experiencia y es un buen móvil para el uso multimedia.

Creemos que en fotografía el procesado aún puede mejorar y que quizás hay trabajo pendiente en la optimización del consumo energético, pero es un móvil potente y solvente. La pantalla secundaria logra llamar la atención, pero por ahora no ha conseguido quLa carga del móvil se completa en una hora y 10 minutos, de 0 a 100% y con el móvil apagado. Es una muy buena cifra y compensa bien el hecho de que algún día podamos haber hecho un uso intenso del móvil.e la vayamos a echar de menos.

Comparte este artículo:

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (no se publica)
   Web: Site url with http://
* Comentario:
Escribe el código